Diferencias entre vinos de crianza, reserva y gran reserva

Diferencias entre vinos de crianza, reserva y gran reserva

Muchas veces nos preguntamos que diferencia existe entre las diferentes maneras de denominar un tipo de vino. Siempre hemos leído crianza, reserva, gran reserva… pero a menudo desconocemos cuál es la diferencia principal.

En este pequeño artículo, entenderemos la diferencia entre los diferentes tipos de vino del mercado y aprenderemos a valorar la calidad del mismo.

Vino joven

También es conocido como “vino de año”, se trata de un vino que apenas ha estado envejeciendo lo suficiente en barrica. Este tipo de vino, se debe consumir en el margen de un año natural desde que sale al mercado, aunque lo ideal es beberlo en el margen de los seis primeros meses para que su sabor sea el más adecuado.

Vino de crianza

Aunque depende de lo establecido en las diversas Denominaciones de Origen, el vino de crianza es un vino de calidad, sometido a un proceso de envejecimiento de al menos 24 meses en barrica. También es importante tener en cuenta, que el vino debe permanecer al menos 6 meses en barricas de madera de roble. Si el vino es un vino blanco o rosado, el periodo de crianza se reduce a los 18 meses.

Vino de reserva

El período mínimo de envejecimiento es de 36 meses, de los cuales al menos debe envejecer 12 meses en barricas de madera de roble, mientras que el resto debe hacerlo en botella. En el caso de vinos blancos o rosados, el período de crianza debe ser al menos 24 meses.

Vino de gran reserva

El vino de gran reserva es el más cuidadoso. Debe envejecer al menos 18 meses en barrica de roble y 42 meses en botella. Es decir, el vino de gran reserva, necesita envejecer al menos durante 5 años. Normalmente, a esta fase, sólo llegan vinos pertenecientes a cosechas excelentes. Con respecto a los vinos blancos o rosados, el período mínimo de envejecimiento es de 48 meses en madera y botella.

En función de la procedencia, los vinos pueden alargar el tiempo de crianza necesario en barrica.

Compartir este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *